Prioridades elecciones europeas 9 de junio

Refunda el marco normativo económico de la UE sobre una nueva base social y democrática

Desde el compromiso europeísta, hay que refundar el modelo económico de la UE para priorizar los derechos de la ciudadanía y superar el neoliberalismo de los tratados actuales. La pandemia abrió una oportunidad para una acción económica sin condicionantes, pero existe el riesgo de volver a la austeridad. La prioridad es que la economía sirva una Europa social y democrática, y que defienda los derechos sociales, civiles y políticos, con el objetivo a largo plazo de crear un nuevo marco normativo.

Impulsa una transición ecológica justa y democrática

La sostenibilidad ambiental es una necesidad urgente ante la crisis climática, la pérdida de biodiversidad y la contaminación. Europa tiene que actuar rápidamente para preservar el medio ambiente para las generaciones futuras, estableciendo límites estrictos sobre la contaminación y promoviendo la agricultura sostenible. Esto incluye expandir áreas protegidas, redireccionar ayudas agrícolas, garantizar una pesca sostenible y adoptar medidas internacionales de protección ambiental. Es esencial reformar la política agrícola y comercial para asegurar una producción de alimentos saludable y sostenible, así como abordar las necesidades de los países más vulnerables.

Protege las personas

Europa necesita un nuevo Contrato Social Europeo vinculando para garantizar derechos sociales, reducir la pobreza y las desigualdades, y asegurar unas condiciones de vida dignas para todo el mundo. La UE tiene que priorizar una redistribución justa de la riqueza, el acceso equitativo a bienes esenciales y la vivienda como derecho social.

La Europa que queremos entiende el envejecimiento de la población como una oportunidad en una economía sostenible, dentro de una sociedad que se beneficia de las personas mayores que hacen actividades no remuneradas como los cuidados, o que siguen el mercado laboral.

La Europa que queremos prioriza abordar los retos futuros y proteger a los más vulnerables. El acceso a una vivienda asequible es fundamental, con la necesidad de construir vivienda social y proteger a los locatarios contra abusos. La salud, en todos los ámbitos, es crucial y hay que promover la cobertura sanitaria universal. La conciliación del tiempo es esencial para el bienestar y la calidad de vida, con políticas de tiempos para abordar la desigualdad y la pobreza de tiempo.

Defiende los derechos y libertades de la ciudadanía

La Unión Europea se basa en valores de dignidad humana, libertad, democracia, igualdad, estado de derecho y respecto de los derechos humanos. Pese a la creación de la Carta de los Derechos Fundamentales el 2000 y su obligatoriedad desde el Tratado de Lisboa de 2009, todavía hay dificultades para garantizar la aplicación completa a todos los Estados miembros. En un contexto de crecimiento de fuerzas políticas reaccionarias, es crucial que la UE actue como garante de los derechos y libertades fundamentales. Esto incluye el apoyo en la sociedad civil, la protección contra interferencias externas y la defensa de la libertad de expresión y de los medios de comunicación independientes.

Avanza en Feminismos y LGTBI+

Para avanzar hacia una Europa democrática e igualitaria, hace falta un proyecto político feminista que garantice los derechos y libertades de todas las personas, superando las políticas patriarcales que causan discriminación y precariedad. El auge de la extrema derecha, con discursos antifeministas y antigénero, agravia estas problemáticas. Las políticas feministas tienen que combatir estas tendencias y promover la igualdad salarial, la representación política de las mujeres y la protección contra la violencia de género. También se tiene que garantizar el acceso a la salud sexual y reproductiva, y establecer una cultura política feminista e interseccional en todas las políticas europeas.

Apuesta por la emancipación juvenil

A través de varias reformas necesarias se pueden mejorar las condiciones de los jóvenes a Europa. Desde la reforma del programa Erasmus para garantizar la igualdad de oportunidades, o la mejora en el acceso al mercado laboral con una remuneración digna y una Renta Europea de Emancipación Juvenil, hasta garantizar básicos como el acceso a la vivienda, la atención a la salud mental y sexual de los jóvenes, o garantizar la conexión a internet y la movilidad sostenible. Más que nunca es esencial promover la participación juvenil en la política.

Defiende los derechos humanos y el derecho internacional

El mundo está entrando en un periodo de tensiones internacionales marcadas por la conflictividad económica y la competición entre China y los Estados Unidos. Este escenario pone en peligro el multilateralismo y puede provocar que los conflictos locales se conviertan en regionales o incluso globales, como en el caso de la invasión rusa de Ucrania y la limpieza étnica en Gaza.

En este contexto, la Unión Europea tiene que jugar un papel crucial en la desescalada de tensiones y en la promoción de la paz y los derechos humanos, con una política exterior autónoma que no dependa de la defensa de otros países y que contribuya a un orden internacional justo y pacífico.